Cultura

Oreja parlante

Autor/es
LOOTZ, Eva(Escultora)
Emplazamiento
situada en la margen derecha del Ebro, entre el Puente de la Unión y el Azud.
Periodo
[2001-] Siglo XXI
Materiales
se aúnan elementos auditivos y constructivos -piedras, grava-, césped, matorrales y árboles.
Dimensiones
la silueta en forma de oreja tiene más de 30 m. de largo x 15 m. de ancho aproximadamente.
Cronología
2008
Promotor
encargada por Expoagua Zaragoza 2008 con la colaboración y financiación del Ministerio de Cultura dentro de los Planes y Programas de fomento de la creatividad artística con cargo al 1% cultural.
Propietario
Ayuntamiento de Zaragoza
Crónica
La instalación es una isla cubierta de césped en medio de un mar de grava que delimita un sendero de cantos rodados blancos sobre cemento, que dibujan la forma de la oreja. Se aprecia un contraste de colores entre el verde, el blanco y el gris, y de texturas, entre la vegetal, los bultos suaves y rotundos de los cantos y la grava dura y punzante. Todo ello en un emplazamiento junto al río, bordeado por un camino en curva con chopos y sauces en sus bordes. Al remanso verde de césped y cantos rodados se accede sin pisar la grava a través de unos "stepping stones" o mojones, realizados también con rocas más grandes y de diferentes magnitudes. Hay siete fuentes de sonido. Oímos secuencias narrativas habladas, poesías, extractos literarios de Herman Hesse o Rafael Alberti con otros efectos acústicos y silencios, grabados de forma espaciada, de tal modo que nunca escuchamos dos locuciones de voz al mismo tiempo. En estas grabaciones también se recogen iniciativas ciudadanas preocupadas por el río, acontecimientos históricos ocurridos en el río o con el Ebro de protagonista. La creadora también ha introducido sonidos secundarios como ráfagas de viento, cantos de pájaros, grillos, ruido de agua, rebaños y truenos entre otros, que sirven para completar el paisaje sonoro.Aunque el proyecto inicial incluía la cración de una isla real, técnicamente es más ventajoso que el islote forme parte de la ribera, y que sea transitable, con uso y acceso fácil para el ciudadano.
Comentarios
Quizá fue Isamu Noguchi el primero en introducir pequeños jardines Zen en medio  de la ciudad moderna, en este su caso sobre el duro asfalto de Manhattan. Del mismo modo Eva Lootz construye un pequeño oasis  ajardinado a la manera oriental en las orillas del Ebro. La combinación de blancos cantos rodados de río, y negras piedrecitas basálticas, ademas de césped, configuran la composición de esta escultura-jardín que pierde, en parte, su significado al estar situada en la parte alta del margen del río encubriendo su original forma de oreja.   

Se trata de una imagen bosquejada ya en un dibujo de 1988 -publicado en Eva Lootz. La Madre se agita. Consorcio de Museos de la Comunidad Valencia. Valencia. 1998- proyectada para una isla de pequeñas dimensiones y para ser vista desde un punto elevado.

Como ocurre por ejemplo en otro de sus proyectos:  "La mano de Linneo" en Bohusländ —donde una  mano extendida estructura toda la disposición del conjunto—  la oreja del Ebro no es sólo un elemento estrictamente corporal sino un receptor de energía y de esa música suspendida que se produce al agitarse las aguas del río. Lástima que su ubicación definitiva en el plano de la calle, remita más a la idea de un jardin-circuito, encubriendo la imagen de la oreja y su razón de ser en ese espacio aislado en medio del río que debiera servirle como marco .
Autor de la Ficha
Ana María REVILLA (ficha técnica) y Marisa SOBRINO MANZANARES (comentario)
Bibliografía
  • -AAVV: Eva Lootz. La Madre se agita. Valencia, Consorcio de Museos de la Comunidad Valencia,1998.
  • -PELLICER, Francisco &  GALÁN, Francisco Javier & REVILLA, Ana et al.: Intervenciones artísticas Exposición Internacional Zaragoza 2008. Zaragoza, Sociedad Estatal Expoagua Zaragoza 2008 S.A., 2008, pp. 104-113.
Clave Iconografía
Alegoría, Formas
Clave Materiales
Naturaleza, Piedra, Sonido
Clave Temática
Arte del Paisaje